Guías, Rutas y Consejos del Camino de Santiago

Te ayudamos a planificar tu viaje, gestionar reservas en albergues y los mejores precios del Camino de Santiago organizado

¿Quieres hacer el Camino?

Confía en la mejor agencia del Camino para organizar tu viaje. Deja tus datos y te enviaremos información sin compromiso.


Comunicaremos tus datos a Pilgrim Travel S.L. que se encargará de gestionar tu petición. Para ejercer tus derechos, consulta la política de privacidad. Datos recogidos por Premium Leads S.L.

Antes de salir... ¿Qué Camino elegir?

Hemos recorrido todas las rutas del Camino de Santiago para saber exactamente cuáles son las condiciones con las que se va encontrar el peregrino. Podemos recomendarte el mejor camino según tus condiciones y requisitos para que todo sea perfecto y además podrás hacer rutas cortas para cumplir los 100 kilómetros mínimos para obtener la Compostela.

Recuerda que para hacer el Camino de Santiago no es necesario que lo recorras de cabo a rabo. Puedes hacer solo las etapas que tu quieras, como solo las finales o empezar desde un punto intermedio. Solo debes tener en cuenta que te darán la Compostela al haber recorrido al menos 100 km del Camino de Santiago.

Escoger el Camino de Santiago es importante para asegurarte de tener una buena experiencia. Hay muchos factores que te pueden ayudar a decidirte por un Camino y es importante que los sopeses todos.

El Camino de Santiago no deja de ser una ruta turística y cultural. Como tal, debes tener en cuenta si te interesan las localidades y puntos de interés por los que vas a pasar. Si ya has estado en varios puntos del Cantábrico, es posible que te interese más recorrer el sur, por ejemplo. Echa un vistazo a las zonas por las que pasarás y el patrimonio de cada una y empieza a pensar en cuál te atrae más.

No todos los caminos a Santiago son iguales. Está claro que cada uno pasa por localidades distintas, pero también sus duraciones en días y en kilómetros son distintas. Por poner un ejemplo, la Vía de la Plata es el Camino a Santiago más largo que existe, con 960 km. Antes de escoger un camino, debes asegurarte de que dispones de suficientes días libres para dedicarte al Camino. Además de la duración total en kilómetros, cada Camino tiene su propio número de etapas. Analiza estos datos y piensa en cómo prefieres recorrer tu ruta jacobea.

El lugar de inicio es un factor importante para decidir qué camino de Santiago elegir. Escoger un punto de inicio cercano al lugar en que resides te hará ahorrar tiempo y dinero. Si vives en Sevilla, puede que lo mejor para ti sea hacer la Vía de la Plata. Si vives en Irún, el Camino del Norte. Lo mismo sucede si tienes que desplazarte desde otros países. Escoger una localidad con buenas conexiones puede hacer que tu viaje sea más rápido y económico. Descubre por dónde pasa cada ruta y cuál te conviene más en este sentido.

¿Qué rutas diferentes se pueden hacer en el Camino de Santiago?

EL Camino de Santiago siempre ha sido una ruta que se ha iniciado desde distintos puntos de toda Europa. No existe un solo Camino de Santiago, sino que hay varias rutas que empiezan desde puntos distintos y en todos los casos terminan en Compostela. Hoy en día, hay varios caminos diferenciados que puedes seguir para llegar a Santiago. Todos tienen sus propias ventajas y están debidamente señalizados. Simplemente tienes que escoger el que te convenza más, ya sea por los puntos de interés que aúna, por la duración y dificultad de las etapas o por el lugar desde el que quieras salir.


Los orígenes de la tradición: la historia del Camino de Santiago

SABEMOS que el Camino de Santiago es una peregrinación con muchos siglos de historia. Pero, ¿de dónde viene exactamente? ¿Quiénes fueron los primeros peregrinos? ¿Por qué peregrinaban hasta Santiago de Compostela?

¿Cuándo se empezó a hacer el Camino de Santiago?

La historia del Camino de Santiago la podemos remontar hacia el siglo IX. Aunque hay muchas teorías que aseguran que el Camino de Santiago ya existía en época precristiana, no es hasta 812 cuando el Camino a Santiago toma el rumbo del culto al Apóstol Santiago.

Según algunas teorías y estudios, el Camino a Santiago ya existía en tanto que ruta de algunos pueblos precristianos, como los celtas. Según los restos arqueológicos y los estudios que se han realizado de ellos, se sabe que Santiago de Compostela ya era una necrópolis precristiana: es decir, que en Santiago había dólmenes y otros elementos funerarios de tiempos previos al nacimiento de Cristo. Estos monumentos funerarios propios de la cultura celta, revelan que algunos pueblos celtas ya visitaban Santiago por razones religiosas, ajenas a la religión cristiana.

Fuente: Desconocida

En el año 812 es cuando se produce el hallazgo de los supuestos restos del Apóstol Santiago, así que muchos consideran que este es el incio del Camino de Santiago tal y como lo conocemos hoy en día. A finales de este siglo, las culturas cristianas en Europa se hacen eco de este hallazgo histórico. Así es como muchos devotos del Apóstol empiezan a interesarse por los restos de Santiago y, movidos por la religión, empiezan su peregrinaje a Santiago desde distintos puntos de la Europa Cristiana.

Aunque se sabe con bastante certeza la fecha en que se hallaron estos restos, la historia de cómo se hallaron allí y por qué es más incierta. En el momento del hallazgo ya existía la creencia de que los restos de Santiago el Mayor se encontraban en el noroeste de la península. La leyenda más extendida sobre cómo se descubrieron los restos del Apóstol es la del ermitaño Pelayo de Iria Flavia. Según esta teoría, un ermitaño llamado Pelayo habría visto una estrella sobre el bosque de Libredón y se lo comunicó al obispo de Iria Flavia, el obispo Teodomiro. Ambos se dirigieron al lugar en que Pelayo había visto la estrella y, al llegar, descubrieron una antigua capilla donde se encontraban los restos.

El Camino a Santiago se fue convirtiendo en un camino de cruce de culturas, aumentando los contactos culturales en los distintos puntos de Europa

Es increíble cómo en menos de dos siglos, el peregrinaje a Santiago aumentó de forma considerable. Ya en el siglo XI, el número de peregrinos a Santiago es realmente alto. Se trata de un aumento excepcional para la época, por la precariedad de las vías de comunicación que había en Europa en estos años.

La credencial
El pasaporte del peregrino

¿HABLAMOS?

La Compostela
La certificación del camino



¿Cuál es el origen de la Catedral de Santiago?

Una de las claves del Camino de Santiago es, obviamente, la Catedral de Santiago, el punto final del largo peregrinaje a Santiago. Como toda catedral histórica, su proceso de construcción es larguísimo, comprendiendo muchos siglos de historia y cambios en su arquitectura.

Fuente: Wikimedia Commons

En el caso de la Catedral de Santiago, su origen primero se remonta al siglo XI, poco después del hallazgo de los restos del Apóstol Santiago. Alfonso II, el Rey de Asturias fue quien certificó entre 820 y 830 que los restos hallados eran pertenecientes a Santiago el Mayor, el Apóstol Santiago. En estos años, se consideraba que los reyes y reinas eran elegidos por el mismo Dios. Así, el hecho de que Alfonso II certificara que estos restos eran de Santiago, suponía una veracidad prácticamente irrefutable.

Alfonso II, también conocido como Alfonso el Casto, se considera el primer peregrino jacobeo a Santiago. Él fue quien ordenó construir una iglesia en el lugar donde se encontraban los supuestos restos del Apóstol Santiago. Así, bajo su mandato, se originó el primer germen de la Catedral de Santiago. A lo largo del tiempo y poco a poco, la iglesia de Santiago se fue convirtiendo en un importante centro de peregrinación cristiana en toda Europa.

Aparte de la autoridad del rey de Asturias Alfonso II, el hallazgo de los restos también contó con la confirmación y benepláctico de Carlomagno, el grandioso emperador de buena parte de Europa durante esta época. En los años de su reinado, Carlomagno hacía frente a los árabes, que amenazabsn con cruzar sus fronteras. Así, el hallazgo de los restos de Santiago fue utilizado como campaña cristiana frente a los conflictos entre religiones que se producían en Europa. Gracias a esta acción de Carlomagno, el Camino a Santiago se hizo todavía más popular y alcanzó prácticamente todos los rincones de la Europa cristiana.

CONOCE SANTIAGO
Patrimonio de la Humanidad

SERVICIOS ÚTILES
Al llegar a Santiago

¿En qué consiste el Camino de Santiago?

DESDE los inicios del Camino de Santiago, muchas cosas han cambiado. Con el paso de los siglos, los motivos por los que se peregrina a Santiago han cambiado, el Camino ha sufrido modificaciones, pero también muchos aspectos del Jacobeo continúan intactos.

El Camino de Santiago es una ruta que transcurre desde distintos puntos en Europa y que en todos los casos termina en la Catedral de Santiago de Compostela. Esta ruta es recorrida por peregrinos procedentes de varios puntos de Europa. Aunque siempre ha tenido un fuerte componente de la religión cristiana, el Camino de Santiago es una vía cultural, de contacto entre distintos puntos de distintas culturas europeas.

El Camino de Santiago es una peregrinación que se realiza a Santiago de Compostela desde distintos puntos de Europa y cuyos motivos pueden radicar tanto en la religión como en el interés cultural.


Motivos Culturales

Desde sus orígenes en el siglo IX, el Camino de Santiago ha sido un punto de convergencia entre culturas distintas. Ya en aquella época, los devotos procedentes de distintos puntos de Europa peregrinaban a Santiago. Gracias a este movimiento multicultural, se intercambiaban ideas, noticias y la cultura fluía entre distintos países. ¿Sabías que el Camino contribuyó a que llegaran a España los estilos artísticos de moda en Europa?

Hoy en día, muchas cosas han cambiado, pero el espíritu de Santiago sigue siendo el mismo. Peregrinos de todas partes del mundo se deciden a empezar este camino procedentes de un sinfín de países de todos los rincones del mundo: Estados Unidos, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, Canadá, Japón, China, Argentina, y un larguísimo etcétera.

Motivos Religiosos

Aunque el motivo de la religión ha perdido peso si lo comparamos con sus orígenes, puramente cristianos, no debemos olvidar que el Camino a Santiago tiene su origen en la devoción cristiana al Apóstol Santiago.

La religión es un importante motivo por el que hacer una peregrinación. Tanto el origen de este Camino como la importancia de la Catedral de Santiago son motivos de peso para lanzarse a recorrer la ruta jacobea a Santiago.

Además, el Camino tiene un fuerte factor espiritual. Se trata de una larga ruta hasta Compostela. Tenemos tiempo para pensar y para desarrollar nuestra propia espiritualidad. Son muchos los que consideran que el Camino de Santiago es la mejor vía para conocerse a sí mismo y desarrollar un lado espiritual.

Motivos Turísticos

Por si sus ricos orígenes no fueran suficiente motivo para hacer el Camino de Santiago, a la ruta jacobea hay que añadirle su inmenso valor turístico. Poco importa la ruta que escojas: en todas ellas podrás pasar por los puntos más fascinantes de la geografía peninsular.

El Camino de Santiago se postula como la forma ideal de conocer un sinfín de localidades: grandes urbes, pueblos con encanto, zonas de naturaleza, rincones con leyendas casi olvidadas y muchísimo más.

Además de los puntos de interés cultural, no debemos olvidar los bienes culturales intangibles, como por ejemplo la gastronomía. En definitiva, el Camino de Santiago es una forma de hacer turismo original, ya que se combinan factores turísiticos con el factor de experiencia única.

Sea cual sea tu motivación, habla con nosotros para organizar tu viaje.
Me Interesa


Empieza tu ruta: cuestiones prácticas

NECESITAS estar en forma para hacer el camino, aunque depende de muchos factores, como la ruta que elijas, tu edad y tu condición física, entre otras. El Camino de Santiago no deja de ser una ruta de peregrinación que requiere tanto de entrenamiento físico como mental.

El Camino de Santiago es una ruta que puede llegar a ser muy larga y tediosa. Existen rutas realmente largas, que pasan por rincones de orografía compleja, para las que hay que estar preparado. Si vas a hacer el Camino de Santiago, te recomendamos encarecidamente que te prepares con cierta antelación. Además, debes tener en cuenta que te debes preparar según tus propias condiciones físicas y que es un tipo de ejercicio con necesidades muy concretas. Incluso aunque seas un runner experto o un nadador, por ejemplo, es muy posible que tu cuerpo no esté acostumbrado a largas sesiones de caminatas y en orografías complejas. Prepara un entrenamiento en los meses previos al Camino y tu experiencia será la mejor posible.

Hacer el Camino de Santiago también depende de la energía mental. El Camino de Santiago no debe ser solo un esfuerzo físico, sino que también debes dejar tiempo para apreciar el entorno, conectar con la naturaleza, disfrutar la cultura y apreciar la gastronomía. Un buen equilibrio entre cuerpo y mente te garantizará una buena experiencia en tu viaje a Santiago.

¿HABLAMOS?

¿Cuándo hacer el Camino? La mejor época para hacer el Camino de Santiago

Ya hemos visto brevemente cuáles son las rutas para llegar a Santiago caminando, pero ¿qué hay del clima? El tiempo influye mucho a la hora de hacer el Camino de Santiago. Al tratarse de un viaje caminando al aire libre, el clima puede afectar tremendamente a nuestra experiencia y a la dificultad de cada etapa. Entonces, ¿qué época es mejor para hacer el Camino? Realmente no hay épocas que sean mejores que otras para hacer la ruta jacobea. Lo importante es que tengamos en cuenta qué factores influyen al escoger una u otra estación. Si vas bien preparado y sabiendo lo que te vas a encontrar, puedes disfrutar de tu Camino a Compostela tanto en verano como en invierno.

El Camino de Santiago de Compostela tiene básicamente las mismas temporadas que cualquier otro viaje turístico en España:

Sí, gracias

Cómo hacer el Camino de Santiago

Si bien la mayoría de peregrinos recorren la ruta jacobea a pie, hay muchas otras formas de hacer el Camino de Santiago: a pie, en bici o incluso a caballo. El concepto es el mismo, aunque algunas rutas pueden variar ligeramente.

El Camino
a pie

El Camino
en Bici

El Camino
a caballo

Hacer el Camino de Santiago en grupo

Never Walk Alone

El Camino de Santiago lo puedes disfrutar tú solo o en compañía, dependiendo del tipo de trabajo del que quieras disfrutar. Hacer un peregrinaje a Santiago solo es una experiencia más espiritual, en la que disfrutarás de un tiempo para ti mismo. Además, incluso aunque vayas solo, encontrarás montones de peregrinos por el camino así que nunca estarás realmente solo. Para unirte a un grupo en el Camino de Santiago o para hacer un Camino de Santiago programado en grupo, no dudes en contactar con nosotros para organizar tu Camino en grupo.

Al hacer el Camino de Santiago en grupo hay que tener en cuenta una serie de precauciones extras. Contar, por ejemplo, con traslado de maletas o coches de apoyo, puede ser muy útil para que la experiencia sea perfecta para todos.

Si vas a hacer el Camino de Santiago tanto solo como en grupo, también puedes ir acompañado de un Guía Oficial del Camino de Santiago. Los guías del camino son profesionales avalados para guiar a los peregrinos por las mejores rutas, explicando la importancia de cada una. Así, no solo podrás ahorrar tiempo yendo por los mejores caminos, sino que también aprenderás todo lo que hay que saber sobre ellos.

Al ir en grupo, también es útil contratar un coche de apoyo. Estos vehículos sirven para garantizar que los peregrinos lleguen a destino incluso si sufren algún percance. Si un miembro del grupo se tuerce un tobillo o si simplemente se siente indispuesto, el coche de apoyo lo llevará hasta el alojamiento de esa etapa y el resto del grupo podrá seguir su camino.

Hacer el Camino en grupo es una experiencia estupenda, pero requiere de cierta organización. Lo mejor en estos casos es contar con el apoyo de una agencia, que se encargue de reservar las mejores fechas y de gestionar todos los servicios que vaya a necesitar el grupo.

Si quieres contratar un Camino de Santiago programado o si quieres recibir un presupuesto para hacer el Camino de Santiago, contacta con nuestra agencia especializada en el Camino. Solo tienes que dejar tus datos y te llamaremos gratis y sin compromiso.

Hacer el Camino
con niños

¿Cuál es la edad recomendada en niños para hacer el Camino?
Aunque esto depende de muchos factores personales, los niños pueden hacer el Camino a partir de 3 años, según los expertos de "El Camino de Santiago en Familia".

El Camino de Santiago
con tu perro

El Camino
para singles

¿Qué ropa y zapatos usar para hacer el Camino de Santiago?

Llevar una equipación adecuada es fundamental para hacer el Camino de Santiago.

Ropa para el Camino de Santiago

  • Zapatillas, botas o sandalias de senderismo
    Que sean transpirables, impermeables y que ya hayas usado y sepas que te resulten cómodas. Elige el tipo más apropiado según la estación en la que vayas a viajar. Si crees que el clima puede ser cambiante, opta por dos pares.
  • Chanclas
    Para usarlas en las duchas o para ir a la playa.
  • Dos camisetas
    Que sean técnicas y transpirables. Es lo mejor para cualquier tipo de clima y las podrás lavar y secar rápidamente.
  • Dos pantalones
    Opta por uno largo y uno corto. Si el largo es desmontable, te resultará más práctico.
  • Tres mudas de ropa interior
    Con 3 mudas tendrás suficiente, ya que podrás lavarlas en los albergues en los que pares.
  • Tres pares de calcetines
    Los calcetines son tan importantes o más que el calzado, ya que es la prenda con la que el pie está en contacto directo. Busca unos sin costuras y que sean deportivos y muy transpirables.
  • Impermeable
    Aunque hagas el Camino en verano, nunca te podrás asegurar de que no llueva ningún día. Lleva un buen impermeable o un conjunto de pantalón y chaqueta impermeables.
  • Bañador
    Casi todos los Caminos pasan por alguna playa o por un río. Lleva un bañador para hacer una parada y darte un chapuzón.
  • Jersey
    Por si aprieta el frío, sobre todo por las noches, lleva un jersey contigo.
  • Gorro
    Si viajar en invierno, que sea un gorro térmico de invierno. Si vas en verano, te servirá un sombrero o una gorra.

Calzado para llevar al Camino de Santiago

El calzado más adecuado para hacer el Camino de Santiago andando son unas buenas zapatillas de senderismo, mejor si son de caña alta para proteger los tobillos. Si es invierno, puedes optar por unas botas especiales para hacer senderismo. Si ya tienes zapatillas de hacer deporte que te resulten muy cómodas para andar, también te pueden servir, pero deberían ser transpirables e impermeables.

Es importante que ya hayas usado previamente el calzado que vas a llevar. Si estrenas las zapatillas en el Camino de Santiago, está prácticamente asegurado que te hagas ampollas y roces con la zapatilla.

Llevar dos pares distintos te ayudará a descansar los pies, aunque puede ser que te moleste llevar un par extra en la mochila. Piensa que también debes llevar chanclas para las duchas o para las paradas que hagas en las playas o ríos.

¿Vas a hacer el Camino en invierno o en otoño?
Añade las siguientes prendas

Sí, gracias

¿Qué llevar en la mochila durante el Camino?

Hacer el macuto para el Camino de Santiago es crucial porque todo lo que lleves dentro será todo lo que uses todos los días. Normalmente, los peregrinos llevan mochilas de al menos 35 o 40 litros de capacidad. Además de la ropa que ya te hemos explicado, deberías incluir esto:

  • Documentos
    - Documento de Identidad: DNI o pasaporte
    - Credencial del peregrino
    - Tarjeta sanitaria o copia de seguro médico privado
    - Dinero, tanto en forma de tarjeta como de efectivo
  • Higiene
    - Jabón que sirva tanto para la ducha (cuerpo y cabello) como para lavar la ropa
    - Cepillo y pasta de dientes
    - Papel higiénico y pañuelos de papel
    - Toalla de fibra
  • Útiles
    - Teléfono móvil y cargador
    - Navaja suiza
    - Bolsas de plástico: para la ropa sucia, guardar comida o usarlas como material impermeable
    - Pinzas: para tender la ropa en los alojamientos cuando la laves
  • Seguridad
    - Botiquín: con tiritas y bandas antiampollas, desinfectante y analgésicos. Si necesitas alguna otra medicación o eres propenso a sufrir otras dolencias (por ejemplo, alergias o problemas de estómago), añádelo aquí.
    - Protección solar: tanto en verano como en invierno, debes proteger tu piel, que estará mucho tiempo expuesta.
    - Linterna o reflectantes.
  • Alimentación
    - Cantimplora
    - Snacks: puedes llevar barritas energéticas, galletas o frutos secos. Deben ser alimentos que ocupen poco, que tengan buen valor nutricional y que no se estropeen rápidamente.
  • Descanso
    - Saco de dormir: dependiendo de la estación tendrás que llevar uno más o menos pesado.
    - Tapones para los oídos: si vas a pasar la noche en albergues, ve sobre seguro y ponte tapones en los oídos.
TRANSPORTE DE MOCHILAS
Camina sin peso

Dónde dormir en el Camino de Santiago

Para pasar la noche mientras haces el Camino de Santiago tienes varias opciones.

Dormir en albergues durante el Camino de Santiago

Las opciones más populares suelen ser las de los albergues. Es el tipo de alojamiento que más abunda, están situados en puntos clave de la ruta y es la opción más económica. Además es el momento ideal para compartir tus experiencias con otros peregrinos. Hay distintos tipos de albergues, que se distinguen según la entidad que lo financia.

Es el tipo de albergue que más abunda en el Camino de Santiago, seguro que encuentras uno en cada etapa. Al ser la opción más económica (a partir de 5 euros la noche), es posible que se llenen pronto. No esperes al último momento para reservar tu plaza.

Los albergues parroquiales son parte de la Iglesia. También son una opción muy económica, porque puedes entrar dejando un donativo.

Son otra clase de albergue, que funciona como negocio privado. Básicamente el concepto es el mismo, porque dormirás en grupo con otros peregrinos. En algunos casos, en un albergue privado puedes disfrutar de algunos servicios extra, como lavadora o piscina.

Hostales, Pensiones,
Hoteles o Moteles

Si prefieres hacer el Camino de forma más cómoda, siempre puedes optar por reservar tus noches en un hotel, un hostal o una pensión. Los precios son más caros, pero también tendrás mejores camas, una habitación privada y baño privado. No te dejes influenciar por la opinión de otros peregrinos: no todo el mundo es capaz de dormir con tanta gente y el descanso es importante. Si necesitas reservar una noche fuera de un albergue o si prefieres esta opción para todo el Camino, es una decisión más que válida.

Los precios son más elevados, pero tienen la gran ventaja de ofrecer más privacidad y mejores servicios. Podrás disfrutar de una habitación individual (o doble o triple), con un baño mejor acondicionado.

Como sucede en cualquier otro tipo de viaje, aquí podrás escoger entre distintos servicios: wifi, aire acondicionado o calefacción, comidas incluidas y mucho más.

Este tipo de alojamientos no son tan fáciles de encontrar en pleno Camino. Puede que te tengas que desviar un poco de tu ruta.

Dormir en
casas rurales

Una casa rural es otra buena opción para pasar la noche, sobre todo si vas a hacer el Camino de Santiago en grupo.
Estas casas son casas típicas y con encanto. Suelen caracterizarse por estar en muy buenas condiciones, sin olvidar ese lado rural que les da su toque personal. Dependiendo de cuántos seáis y de las condiciones de la casa, puede ser una opción económica para pernoctar durante el Camino.
Este tipo de alojamiento es muy típico y característico de Galicia. Si optas por pernoctar aquí, podrás disfrutar de una experiencia más íntima y cómoda que en los albergues.
La gran ventaja de las casas rurales es que son mucho más cómodas que los albergues. Además, mantienes ese toque rural del Camino. Si viajas en grupo, también tienen la ventaja de ser económicas.

Hacer
Acampada

Si no te convencen las opciones anteriores, no te va a quedar más remedio que hacer acampada y dormir fuera. Si lo tuyo es dormir en tienda de campaña, siempre puedes dormir en pleno Camino.
La gran desventaja de este sistema es que las condiciones climáticas afectarán mucho a tu descanso, además de que el nivel de descanso será peor. Además, tendrás que llevar la tienda de campaña siempre a cuestas.
Lo bueno es que puedes parar donde tú quieras y cuando tú quieras porque siempre llevas tu casa encima. Tienes tu propia intimidad y ¡además es gratis!

Sea cual sea el alojamiento que prefieras, habla con nosotros para organizar tu viaje.
Me Interesa


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.